CAMBIO DE TENDENCIA. Las acciones de las principales empresas tecnológicas en Estados Unidos tuvieron un fuerte descenso en su valor.

Sólo suscriptores Ver más notas

  • En plena pandemia, las cotizaciones de acciones de Facebook, de Apple, de Amazon y de Google parecían no tener techo.
  • Sin embargo, en los últimos días, la tendencia se revirtió con bruscos descensos.
  • Qué puede pasar con los papeles de este grupo de empresas que siguen teniendo fundamentos muy fuertes.

Para entender por qué se desinflaron las acciones de las grandes tecnológicas en los últimos días en Wall Street, necesitamos comprender primero por qué subieron tanto, para lo cual tenemos que volver al comienzo de la pandemia por el coronavirus.

?Cómo se infló este globo? Apenas comenzaron a entenderse la intensidad y los efectos en el nivel de actividad que el Covid-19 tendría a nivel global, los índices bursátiles se desplomaron abruptamente, con bajas fuertes e indiscriminadas.

Pero, luego de las medidas políticas, se produjeron un cambio de tendencia y un desacople entre la actividad económica y Wall Street.

Por las nubes

Publicidad

El escenario favoreció principalmente a las grandes tecnológicas, por dos factores principales: los estímulos financieros y los fundamentos sectoriales o particulares.

Por un lado, se lanzó un paquete de estímulos financieros sin precedentes en la historia, destinado a rellenar los pozos en la demanda de activos financieros.

Por el otro, el mercado comenzó a evidenciar que las empresas tecnológicas serían los grandes ganadores en el cambio de hábitos de trabajo y consumo impuestos por la cuarentena, y que muchos de dichos cambios llegaron para quedarse.

De manera adicional al paquete de estímulos, muchos individuos en los países más industrializados se encontraron con menos consumo y con mayores excedentes, que, en una proporción importante, canalizaron hacia inversiones financieras. Principalmente hacia la compra de acciones de empresas conocidas desde su rol como consumidor.

Publicidad

Todo esto produjo que la suba de las acciones tecnológicas no encontrase un techo, y llegase a niveles muy superiores a los de la prepandemia.

En parte justificada con fundamentos, pero en gran parte impulsada por motores artificiales cuya nafta en algún momento se puede acabar.

Brusco descenso

Publicidad

Ahora, el escenario es diferentes y cabe la pregunta: ?por qué se interrumpe la suba? Creo que estamos viendo un ajuste esperable en el mercado, en el que algunos jugadores grandes y experimentados, parados sobre buenas ganancias, han concluido que los fundamentos ya no justifican para que los precios sigan subiendo.

Algunos, incluso, pueden estar viendo el final de los estímulos posmandato del presidente Donald Trump, por lo que deciden adelantarse al resto cerrando posiciones, al menos por un tiempo.

Luego sucede que la caída en los precios se potencia cuando los inversores minoristas y menos informados (yo, por ejemplo) pasan de la euforia al miedo y también se convierten en vendedores.

También existen inversores que se ven forzados a vender por falta de margen de garantía y algoritmos que disparan ventas debido al aumento en la volatilidad.

Qué puede pasar

Lo cierto es que los fundamentos sobre las tecnológicas siguen siendo muy fuertes, en especial las Faag (Facebook, Apple, Amazon, Google). Lo es por motivos variados: gran potencial en servicios de pago para compras online de aplicaciones como Apple, o pagos a través de WhatsApp como está lanzando Facebook; el e-commerce, en el caso de Amazon, tiende a concentrarse en menos plataformas, por comodidad del consumidor.

En el caso de Google, las soluciones para home office serían lo más evidente, pero lo más importante y no tan obvio es la Big Data: ninguna institución en la historia tuvo acceso a tanta información en forma global, detallada y en tiempo real. Pensemos el potencial que tiene Google como proveedor de servicios a estados con fines de sanidad y seguridad, entre otros.

Dónde está el piso

En conclusión, es difícil saber dónde encontrará el piso esta fuerte toma de ganancias, pero hay motivos suficientes para pensar que es sólo un ajuste, por lo que puede ser buena oportunidad de compra para quienes no tengan posiciones en este tipo de activos.

Es esperable que los mismos inversores que iniciaron las ventas estén agazapados, esperando el momento óptimo para volver a comprar.

No olvidemos que, debido a la gran emisión monetaria, se espera un aumento de la inflación global, y que las economías en general están comenzando a recuperarse. El índice de desempleo en Estados Unidos, por ejemplo, está cayendo más rápido que lo que se esperaba.

Por lo tanto, de no aparecer un nuevo cisne negro en breve, es esperable que en poco tiempo el mercado retome la tendencia alcista en ese sector.

* Presidente de Becerra Bursátil

Publicidad